¿Es posible lograr equilibrio entre vida y trabajo?

Actualizado: ene 2


Uno de los principales problemas en nuestras vidas hoy es el equilibrio entre el trabajo y la vida. Todos lo quieren; pero... casi nadie lo tiene. Entiendo que el equilibrio entre el trabajo y la vida fue un error desde el principio. Porque realmente no queremos equilibrio. ¿Quién rayos quiere eso? Lo que realmente queremos es satisfacción, placer y expansión. Eso es lo que realmente nos hace crecer.

Y antes de encogerte de hombros con un "no entiendo" desesperado y dejar de leer para seguir envolviendo tu vida en "tareas", permíteme intervenir por un momento. No solo estamos aquí por el destino y vivir en el quehacer. Estamos aquí para buscar soluciones que nos expandan la vida. Así que, sigue leyendo.



Balance de trabajo y vida: ¿Dónde rayos estamos ahora?


Si nos fijamos en las estadísticas, el argumento para el equilibrio entre la vida laboral y personal no es tan prometedor. ¿Por qué? Debido a que no solo tenemos un problema, tenemos varios que solucionar.



Problema 1: estamos trabajando más


En una encuesta de Gallup, la mitad de todos los trabajadores a tiempo completo dijeron que generalmente trabajan más de 40 horas a la semana. Además de eso, un tercio de los adultos empleados trabajan los fines de semana.


Y para los que piensan que solo trabajan 40 horas les hago unas preguntas:

- ¿Llevas trabajo al hogar?

- ¿Ves constantemente tus emails de trabajo desde casa, desde el almuerzo, desde el tráfico o inclusive, cuando es tiempo de familia?

- Dices trabajar por cuenta propia ¿Cuándo realmente te desconectas?


Para pensar...



Problema 2: permitimos que las responsabilidades laborales se cuelen en nuestro tiempo personal



Continuamos con las preguntas del problema anterior: ¿Contestas muy a menudo un mensaje del trabajo porque es "urgente"?


La tecnología nos permite estar constantemente conectados, lo que no siempre es bueno. La línea entre nuestros trabajos y nuestras vidas personales se vuelve cada vez más borrosa (tal vez hasta inexistente).


A modo de ejemplo, el 40 por ciento de los empleados ahora dice que está bien responder un correo electrónico de trabajo urgente desde la casa. Nos hemos dejado joder; ya nos han metido en la cabeza que es normal responder siempre.



Problema 3: estamos gastando nuestro tiempo personal en las cosas equivocadas



Lo importante no es solo el tiempo fuera del trabajo, sino cómo pasamos ese tiempo. Si el estrés por demasiado trabajo se ve agravado, nuestra salud física y mental se ve afectada. ¿Por qué ocurre? Porque nunca te desconectas de tu responsabilidad. Estar en la casa pero que tu mente continúe en las preocupaciones o malos ratos del trabajo es lo mismo que si estuvieras físicamente.


Donde va tu mente, van tus emociones y detrás coladito...va tu vida.

El volverte ogro, uraño con tu familia o no hablarles también es una forma de quedarte mentalmente en el trabajo porque estás haciéndolos víctimas de la falta de tu desconexión.


A veces hasta nos olvidamos de nuestras mascotas porque no sabemos desconectarnos. Eso es triste. Los pobres no hablan, solo te miran con nostalgia de que acabes de entender que la vida no es todo trabajo. Haz una prueba y mírale los ojitos. A veces tienen más sabiduría que nosotros.

No me creas a mi. Los datos son los hechos. Mira estas estadísticas:


  • Los trastornos de ansiedad son ahora el problema de salud mental más común en los EE. UU.

  • Según un informe de la Asociación Blue Cross Blue Shield, los diagnósticos de depresión mayor aumentaron en un dramático 33 por ciento solo entre los años 2013 y 2016. ¡Y estamos en el 2019!!!!!

  • Y, adivina cuál es la causa número uno de estrés en los Estados Unidos según El Instituto Americano del Estrés; Adivinaste: presión laboral.

  • Aún más inquietante, el mismo informe encontró que el 77 por ciento de las personas experimentan síntomas físicos regularmente como resultado de su estrés mental.


Hay que recordar que somos un ser integral y lo que afecte la mente y las emociones se refleja eventualmente en el cuerpo. No estamos hechos en piezas separadas. Vinimos completitos e integrados... mente, cuerpo y espíritu; una cosa puede dañar otra.


Entonces...


¿Qué hacemos con respecto al equilibrio entre el trabajo y la vida?


Por supuesto, no todos están sobrecargados de trabajo. Ciertas carreras son más propensas a ello. Y en algunas industrias, se logra compensar con parte del tiempo de oficina en el hogar.


Pero independientemente del campo en el que te encuentres, la posición que ocupas y la cantidad de horas que trabajas, el concepto de equilibrio entre trabajo y vida es el mismo. Todos necesitamos compensar las tensiones del trabajo con el tiempo dedicado a hacer cosas que nos puedan refrescar y energizar.


Entonces, en un mundo ocupado, hiperconectado y exigente donde el tiempo es corto y los patronos a menudo joden, perdón, quise decir preguntan mucho, ¿cómo encontramos el tiempo para vivir?



Algunas soluciones para el equilibrio entre vida y trabajo


Hay formas de lograr un mejor equilibrio entre vida y trabajo. El lugar más obvio para comenzar es con los propios entornos de trabajo. Sí, hay empresas que lideran el camino para promover la salud y la felicidad de su personal. Y más compañías necesitan seguir este ejemplo.


Tomemos a compañías como Basecamp, por ejemplo, que durante años han estado trabajando durante una semana de cuatro días durante el verano. En lugar de alentar al personal a trabajar más, Basecamp los alienta a que cuenten sus horas de trabajo y aprovechen el tiempo de inactividad para revitalizar sus mentes y cuerpos. Ellos entienden que un personal más feliz y saludable equivale a una mayor productividad. ¡Gloria a Dios que hay empresas con inteligencia en este aspecto!


Otra cosa que las empresas pueden hacer es permitir que el personal trabaje de forma remota y / o tenga horarios de trabajo flexibles. Cisco Systems es un buen ejemplo de esto: la mayoría de sus 80,000 empleados trabajan de forma remota al menos parte del tiempo. Fomentar el trabajo remoto tiene beneficios en ambos lados. Entre 2012 y 2017, Cisco pudo cerrar 239 edificios y ahorrar $ 196 millones en costos, mientras que durante el mismo período, el compromiso de los empleados y la satisfacción en el lugar de trabajo aumentaron en un 17 por ciento. ¡Feliz se trabaja mejor!


Ahora, independientemente de si trabajas en un gigante tecnológico o en una hamburguesería, el mensaje aquí es el mismo. Cada empresa debe preocuparse por el equilibrio entre la vida laboral y personal de su personal. De hecho, In-N-Out Burger es conocida por sus altos salarios y horarios de trabajo flexibles.


Vale, vale, sabemos lo que estás pensando: ¿qué pasa si no trabajas para ninguna de estas empresas?


En ese caso...


5 maneras en que puedes mejorar tu propio equilibrio entre vida y trabajo


Si trabajas por cuenta propia o estás en una posición de poder de decisión en una organización, puede ser el momento de repensar las políticas y las prácticas en el lugar de trabajo que conducen a una cultura de exceso de trabajo.


¿Y si trabajas para una organización donde esa cultura de puro trabajo y al carajo la vida personal está viva y próspera y no muestra signos de cambio? No pierdas la esperanza: hay muchas cosas que puedes hacer a nivel individual para aumentar tu equilibrio entre vida y trabajo.


Aquí algunas ideas:


1. Encuentra lo que realmente te da energía (y programa más)


Todos obtenemos nuestra energía de diferentes lugares. ¿Eres introvertido? Tal vez necesites tiempo a solas para reponer tus reservas de energía. O tal vez eres del tipo que obtiene su energía de otros (en cuyo caso, ¡tiempo de fiesta y de barbacoas con amigos!). Quizás no hay nada mejor para ti que pasar tiempo en la naturaleza o en el gimnasio. Bere y yo somos de tiempo con la naturaleza.


Tómate un tiempo para descubrir qué es lo que realmente hace que tu estrés desaparezca. Y luego, aquí está la parte más importante, programa a tiempo para hacer más de eso. Es muy fácil terminar trabajando durante la hora del almuerzo en lugar de salir a caminar, o sentarse frente al televisor al final del día en lugar de pasar tiempo con la familia.


Programar actividades crea intención, y la intención significa que es más probable que lo cumplas.


2. Unifica la vida y el trabajo de manera positiva



Te he comentado de que la línea entre el trabajo y la vida se desdibuja de manera negativa, es decir, cuando el estrés laboral se arrastra en todos los rincones de la vida cotidiana. Pero también hay formas de difuminar positivamente la vida en el trabajo para que puedas crear más equilibrio.


¿Ejemplos? Se ha demostrado que conectarse con otros reduce el estrés, por lo que construir relaciones significativas en el lugar de trabajo es una idea. O buscar un significado más profundo y satisfacción en tu trabajo. Tal vez sea brindar un servicio al cliente excepcional o desafiarte a tí mismo a hacer el mejor trabajo que puedas hacer, es otra.


No trates el trabajo como un castigo o como una forma de satisfacer a un jefe. No hagas eso. Míralo como una misión de ser el Michael Angelo de tu oficio, de tu posición sin necesidad de ser reconocido por nadie...solo por tí mismo.

Aunque sea que limpies pisos, hazlo como todo un artista, respeta tu oficio y por magia tu oficio te respetará de diferentes formas. Créelo.


Eso crea sentido a lo que haces. Claro, sin extra limitarte a hacerlo de forma en que no salga lo mejor de ti y termines explotado.



3. Toma mejores descansos


Los descansos de trabajo son importantes por muchas razones. Ayudan a restaurar tu enfoque, aumentar tu creatividad y mantenerte motivado. Y evitan que te quemes.


Hay muchas maneras de usar tus descansos que tienen beneficios respaldados por la investigación (el ejercicio, la meditación y el tiempo fuera de línea son solo algunos). No los voy a abordar aquí, pero revisa este post sobre cómo tomar descansos cortos de trabajo efectivos.



4. Implementa paradas difíciles



Tu trabajo siempre se expandirá para llenar el tiempo que le dediques. Es por eso que, a menos que dibujes una línea, tu jornada laboral se extenderá y te comerá tu vida privada.


Entra en la parada difícil.


Una parada difícil es un tiempo de finalización claramente definido para tu día de trabajo o semana laboral. Una forma de implementar una parada difícil es programar una actividad de ocio o una cita con un horario de inicio inflexible para el final del día. De esa manera, no tienes la opción de dejar que tu jornada laboral se prolongue. Si puedes busca un reloj de arena. Lo tenemos en nuestra oficina y nos encanta porque es como un juego para parar cualquier actividad.


Tienes que aprender a parar. Punto. Te levantas y das una vuelta por la oficina, si puedes y quieres ve con algún compañero que te venga bien hablar, vas al baño, te enjuagas la cara, sal al auto, afuera si hay algún lugar y respira.


¿Por qué es una parada difícil? Porque estamos "amaestrados" a no hacerlo.



5. Ten tiempo libre de la tecnología



Sí, lo sabemos, apagar es difícil. También amamos la tecnología, pero, como todo, es mejor con moderación.


Desconectar nos permite prestar más atención a nuestras actividades no laborales. No sirve de nada jugar al golf o almorzar con amigos si respondes constantemente a mensajes y llamadas telefónicas. Y a menos que lo conviertas en tiempo libre de tecnología, tu mente volverá constantemente a tus dispositivos. Es una costumbre que debemos quitarnos.


También opino que es una falta de respeto hacia las personas que te dedican un tiempito que estés con los ojos clavados a un teléfono móvil.


En otras palabras: para apagar, literalmente tienes que aprender a apagar todo.


Para resumir todo esto…


Encontrar ese equilibrio entre trabajo y vida no es fácil, pero vale la pena. Y hay cosas que se pueden hacer, a nivel organizacional e individual. También es momento de repensar si tu trabajo o profesión se alinea con lo que deseas de la vida. Un cambio nunca viene mal si se hace en coordinación con tu corazón.


En nuestro curso en línea Vida Livianita te enseñamos a ver con tus propios ojitos a dónde se está yendo tu tiempo y tu atención. A cómo vivir una vida simple dentro de una sociedad como la que vivimos.


En este curso te enseñaré a vivir la vida livianita de la manera que quieras, ¡Un paso a la vez!


  • Recorrerás tu hogar o tal vez tu oficina, vas a deshacer tu desorden y aprenderás cómo hacer estos cambios desde adentro, donde sea necesario.

  • Te enseñaré mis estrategias simples y rápidas para deshacerte de tu desorden.

  • Estarás al tanto de tus finanzas y comenzarás a tomar medidas reales en tu camino hacia la independencia financiera.

  • Crearás una casa impresionante con pocos artículos.

  • Incorporarás la filosofía ZEN en tu vida y en tu hogar.

  • Mirarás cómo gastas tu tiempo y verás todas las cosas que te causan estrés. Vas a tomar medidas para solucionar este problema.

  • Harás tu tiempo de nuevo.

  • Harás todas esas cosas en este curso de 10 semanas.

Todo esto y más vas a aprender con tu curso Vida Livianita. Haz clic en el enlace para que comiences a trabajar con tu balance de trabajo y vida.




Tu turno: ¿Cómo te sientes acerca de tu propio trabajo y equilibrio con tu vida? Comparte en los comentarios.


En gratitud y con buena vibra


Flori

GUÍA GRATIS
COMIENZA TU NEGOCIO DE BIENESTAR

Únete a los miles de suscriptores del blog y recibe herramientas, tips y recursos exclusivos de Bere y Flori

Al suscribirte recibirás nuestro newsletter

y una copy GRATIS de 

Inspiración para una vida más livianita