El milagro de la respiración yoga para las mujeres ocupadas

Actualizado: may 13



Pranayama es el otro lado del yoga. Es la práctica formal de controlar la respiración, que es la fuente de nuestro prana o fuerza vital. Mientras que las asanas o posturas como Down Dog acondicionan tu cuerpo, el trabajo de respiración le da a tu mente un entrenamiento para tranquilizarte. Si tienes muchas responsabilidades en casa y en el trabajo, unos minutos de concentración en tu respiración te levantarán el ánimo y calmarán tus pensamientos. Ahora, ¿por qué puede convertirse mágico la respiración yoga para las mujeres ocupadas? Te explico... Como respiras es tu vida...


Así de sencillo. No pare más. Respiras en suspiros cortitos, tu vida se acorta y tu salud. Respiras profundamente, tu vida se alarga y tu salud mejora. Es increíble cómo tu vida cambia cuando te das cuenta de la conexión entre estar ocupado y estar sano. Si aún crees que estás demasiado ocupada como para sentarte a respirar, quiero que pares un momento y recuerdes los muchos beneficios del pranayama. Además del impulso mental y emocional, este tipo de respiración fortalece tus sistemas circulatorio, respiratorio, digestivo e inmunitario. Así como lo lees... Además, cuanto más entrenes, más podrás usar eficazmente tu respiración para energizarte o relajarte en cualquier momento. Prueba estos consejos para empezar...

Quiero aclararte que la respiración yoga para las mujeres ocupadas puede ser trascendental si lo tomas en serio.



Consejos generales para Pranayama:

1. Encuentra una posición cómoda. Siéntate con las piernas cruzadas en el suelo o encuentra una alternativa que funcione para ti. Puede ayudarte el sentarse en una silla con respaldo y donde puedas apoyar los brazos.


2. Siéntate derecha. Donde sea que te sientes, verifica tu postura. Asegúrate de que tu espalda esté recta, que bajes tus hombros y que tu pecho esté abierto.   3. Sincroniza tus movimientos. En algún momento de tu práctica, es posible que desees coordinar tu respiración con asanas o cualquier movimiento del cuerpo. En la mayoría de los casos, exhalas durante la parte más extenuante de la posición.   4. Detente cuando estés mareada. Pranayama puede sentirse poco natural al comenzar mientras arreglas viejos hábitos como encorvarte o respirar superficialmente. Procede gradualmente y toma un descanso si comienzas a jadear o te sientes mareada.   5. Agrega mantras. Una vez que domines los conceptos básicos, puedes intentar pensar en un mensaje inspirador o decirlo en voz alta. Utiliza los cantos sánscritos tradicionales o inventa tus propias declaraciones. Aquí te dejo 60 afirmaciones que puedes también utilizar. Habla suavemente para evitar forzar la garganta.   6. Levántate lentamente. Cuando hayas terminado, pausa un momento para agradecer. Observa tu paz y satisfacción, y lleva esas sensaciones contigo durante el día.   7. Practica la moderación. Tu respiración es en realidad solo un componente del pranayama, que se refiere a tu fuerza vital primaria. Es posible que desees aprender más sobre los chakras o simplemente evitar excesos como comer o discutir en exceso.


Ejercicios de pranayama que te energizan


  1. Divide en tres: La respiración en tres partes te enseña a usar toda tu capacidad pulmonar para que tu sangre circule oxígeno y nutrientes de manera más eficiente. Pon tus manos en tu sección media y siente que tu abdomen se extiende al inhalar. Aspira el aire a través de la caja toráxica y finalmente la parte superior del pecho. Invierte el proceso mientras exhalas para que tu abdomen se arrastre.

  2. Tararea una melodía: Mientras exhalas, combina con un zumbido. Las vibraciones tonifican tu glándula pituitaria.

  3. Silba como una serpiente: El silbido tiene un efecto similar y agudiza tu concentración. Aprieta la parte posterior de la garganta mientras inhalas y exhalalas.


Ejercicios de pranayama que te relajan


  1. Extiende tu exhalación. Simplemente alargar tus exhalaciones proporciona alivio instantáneo del estrés. Trata de pasar el doble de tiempo exhalando que inhalando. Luego, haces una pausa cada vez que exhalas para notar la sensación.

  2. Refréscate. Enrolla la lengua y sácala para que puedas exhalar a través de ella. Imagina que estás eliminando la tensión y la incomodidad.

  3. Alterna la respiración de las fosas nasales. Equilibra tu cerebro abriendo ambas fosas nasales. Exhala e inhala por un lado, y luego coloca tu pulgar sobre esa fosa nasal. Sigue cambiando de lado mientras continúas haciéndolo durante unos minutos.

Tal vez no hayas tiempo en tu agenda para unas vacaciones de spa, y no hay espacio en tu presupuesto para unas clases de meditación o de yoga. Pero, unos pocos minutos de respiración de yoga te dan un mayor control sobre tu respiración para que puedas disfrutar de más energía, relajación y felicidad. Vas a darte cuenta lo fácil que es experimentar una sensación de armonía y de gusto en tu cuerpo con estos ejercicios de respiración. Aquí también te dejo con un ritual simple para iniciar tu día y lo puedas combinar con tu nueva respiración yoga.


Cuéntame abajo...¿Qué haces para bajar la tensión de forma natural?


Flori



PD. ACEITES ESENCIALES PARA PROMOVER LA RELAJACIÓN:

Ya sea que hayas tenido un día difícil o situaciones tensas a diario, es importante tener una caja de herramientas de soluciones de auto-cuidado que pueda aliviar tu mente. Puedes usar absolutamente aceites esenciales de grado terapéutico para promover la relajación. ¿Por qué? Porque más que una aroma, hay ciertos aceites que van a tu sistema límbico apoyando el balance de tus emociones. Déjanos un mensaje a contact@bereyflori.com si te interesara ser parte de nuestras clases privadas online y cómo obtener los mejores aceites según su calidad.



57 vistas1 comentario
GUÍA GRATIS
COMIENZA TU NEGOCIO DE BIENESTAR

Únete a los miles de suscriptores del blog y recibe herramientas, tips y recursos exclusivos de Bere y Flori

Al suscribirte recibirás nuestro newsletter

y una copy GRATIS de 

Inspiración para una vida más livianita