Descubre cómo la comida afecta el estado de ánimo

Actualizado: may 13



Entre la comida y los estados de ánimo

Contéstame esto: ¿Te has metido una pizza, dulce, cerveza o lo que se te antoje cuando tienes la mente cansada o con estrés? ¿Cómo han sido tu últimos atracones?¿Sabías que como comes refleja tu estado mental? Te explico cómo la comida afecta el estado de ánimo...


Por años se ha hablado de la relación entre el estado de ánimo y los alimentos que comemos. Cada vez existe un mayor estado de conciencia del manejo de las emociones y de cómo nuestros sentimientos afectan nuestro estado de ánimo y la forma cómo nos alimentamos. De hecho, el tema de comer intuitivamente nos muestra esta relación entre la psicología y la nutrición.


Nuestro comportamiento cuando vamos a escoger la comida que ingerimos está sujeto a diferentes tipos de influencias, en las que las emociones y los estados de ánimo juegan un papel importante. Por ejemplo, las personas están con estrés o aburridos comen más y peor. De igual manera, esos alimentos, como mecanismos de respuesta, van a causar unas respuestas bioquímicas en el cuerpo que afectan tus emociones.


Observa los estados de ánimos de las personas a tu alrededor y presta atención a cómo se alimentan...

De hecho, existen varios trastornos de alimentación como el Síndrome de alimentación nocturna (NES), que muestran esta relación entre emociones y la comida. Cada día existe más evidencia científica de la relación bioquímica en la comida - humor a través de los neurotransmisores.


Y, ¿qué son los neurotransmisores? y ¿por qué es importante saber cómo trabajan?


Los neurotransmisores son mensajeros químicos que transmiten pensamientos y acciones a lo largo de los billones de vías neuronales en el cerebro. Su trabajo es transmitir señales desde las células nerviosas a las células que van a recibir el mensaje del cerebro. Estas células receptoras pueden estar metidas entre tus músculos, glándulas u otros nervios.

El cerebro necesita de estos neurotransmisores para regular muchas funciones necesarias para que vivas, que incluyen:


  • Ritmo cardíaco

  • Respiración

  • Ciclos de sueño

  • Digestión

  • Estado anímico

  • Concentración


La mejor forma de explicarlo es que veas al cuerpo como una orquesta donde el cerebro es el director y los músicos son los sistemas y órganos del cuerpo. Cada músico sabe cómo tocar su instrumento en excelencia, pero es el director (el cerebro) quien dirige y coordina para que todos los músicos toquen en armonía y saque las mejores sinfonías.

Ahora que entiendes la acción de los neurotransmisores y por qué son responsables de los cambios en el estado de ánimo que te hacen comer, es importante que sepas que la comida afecta el estado de ánimo de algunas personas más que otras.


Por ejemplo, algunos niños, los llamamos "niños vulnerables", son sensibles a la comida chatarra en sus dietas, mientras que otros pueden procesar las comidas rápidas sin presentar ningún cambio de humor. Aquí es importante diferenciar el comportamiento normal de "solo ser un niño" o si es el resultado de una nutrición deficiente.



Entender cómo trabaja nuestro cuerpo es clave para que puedas ver la relación de la comida con las emociones. Te explico rapidito cómo la comida afecta el estado de ánimo:

Carbohidratos que calman

Los carbohidratos complejos son los buenos de las películas porque son los que te dan la energía y ayudan al cuerpo a realizar funciones básicas para tener una vida saludable. Es probable que los carbohidratos complejos y los alimentos que tienen un índice bajo glucémico, como las legumbres, granos sin refinar y frutas, tengan un efecto relajante porque causan menos alteraciones al nivel de azúcar en la sangre, con menos liberación de hormonas del estrés. Esto se debe a que son más lentos de metabolizar y el cuerpo no experimenta grandes cambios en los niveles de ázucar en el torrente sanguíneo.

Carbohidratos que alteran

Los carbohidratos simples y los azúcares, como los que se encuentran en los glaseados y los refrescos o comidas procesadas tienden a causar más fluctuaciones en los estados de ánimo que van paralelos a las fluctuaciones del azúcar en la sangre.


Así es cómo funciona: primero, hay un alto que te trepa la energía, luego un bajo que te hace hasta cerrar los ojos, y finalmente una irritación o cambio de humor. Esto son las fluctuaciones del estado de ánimo que se tienen con los altibajos del azúcar en la sangre. Pero hay un truco: los azúcares refinados o procesados causan menos fluctuaciones de humor cuando se comen junto con una grasa o fibra que reduzca la absorción en el torrente sanguíneo.

Comida que da felicidad

Algunos sienten que el chocolate es calmante porque desencadena la liberación de endorfinas. Otros alimentos felices, como la leche, el pollo, las bananas y las verduras de hoja verde pueden producir sensaciones agradables porque estimulan la liberación del neurotransmisor dopamina.


Los alimentos que contienen triptófano. también tienen un efecto relajante, por lo que podrían denominarse "alimentos felices". El triptófano es un precursor de las sustancias que inducen el sueño como la serotonina y melatonina. Esto significa que el triptófano es la materia prima que utiliza el cerebro para construir estos neurotransmisores relajantes. Ejemplo de alimentos con triptófano: huevos, pollo, pavo, pescado, semillas, legumbres, lácteos, aguacate. (altos en proteínas, calcio y carbohidratos complejos).


Comida que da tristeza


Algunas personas se sienten tristes después de una comida rica en grasas o azúcar. Cada persona tiene conexiones únicas entre el estado de ánimo y la comida, pero si prestas atención, después de un tiempo comenzarás a comer más alimentos que te hacen feliz y reducirás los alimentos que te deprimen.

¡Notitas para recordar!


  • El chocolate puede ser más nutritivo de lo imaginado. Dependiendo del chocolate que comas, puede ser una buena fuente de hierro, zinc, calcio, potasio, magnesio y flavonoides. La manteca de cacao, la grasa que le da al chocolate, esa sensación atractiva de derretimiento en la boca, se metaboliza como una grasa monoinsaturada saludable para el corazón. El chocolate alto en cacao es un elevador del estado de ánimo. ¡Entre más oscuro mejor!


  • Algunos alimentos, como la cafeína, le dan un zumbido al cerebro. Esto puede ser un buen estímulo cuando el cerebro necesita estar encendido, como estudiar o mantenerse despierto. Hay personas que los compuestos de cafeína o feniletilamina estimulan la serotonina y las endorfinas, calmando y satisfaciendo el antojo de chocolate. Pero... otras veces, la cafeína puede ser perjudicial, como cuando quieres apagar el cerebro y dormir, o cuando necesitas estar relajado bajo presión.



¡Recuerda! Tienes que convertirte en un detective de lo que comes para determinar cómo están afectando tu estado de ánimo y ver qué cambios vas a hacer en tu alimentación para en calma y relajación.


Aquí te dejo varios pasos que te van a ayudar a descubrir las huellas digitales de los alimentos que llevas a tu boca:


  • Haz una tabla diaria de lo que comes y cuándo lo comes.

  • Mantén un registro de todos los días durante una semana.

  • Identifica cuándo ocurren problemas de comportamiento, mal humor o irritabilidad.

  • Después de una semana, examina los días individualmente y busca conexiones.

  • Diseña un plan para hacer ajustes en tu dieta y para mejorar tu estado de ánimo.

  • Continúa manteniendo registros del estado de ánimo de los alimentos para ayudarte a decidir si los cambios en la dieta han mejorado los comportamientos.

La forma en que los alimentos afectan el estado de ánimo varía de persona a persona. Trata de descubrir tu conexión personal con los alimentos del estado de ánimo: qué alimentos te animan y cuáles te deprimen o dan ansiedad. Ser capaz de determinar cómo la comida afecta tu estado de ánimo te ayudará a tomar decisiones sabias.

Conclusión...


Esto es parte de la ecuación. No olvides que una salud integral incluye: cuerpo, mente y espíritu y tenemos que hacer un frente unido para equilibrar nuestras emociones vigilando lo que comemos, cómo nos sentimos y cómo reaccionamos a los factores externos.


No salgas a comprar comida sin haber “pensado” relajadamente qué necesitas realmente para nutrirte. No compres con prisa, con hambre y sin pensar. No eres un robot. Eres un ser humano pensante.


Mi invitación para ti es crear un estado de consciencia con la comida. Así como sacas tiempo para todas las actividades del día, planifica y dedica tiempo al momento de las comidas (3 comidas principales y 3 meriendas). Se egoísta y enfócate en ti y en los alimentos que estás llevando a tu boca. Enamórate de la comida, disfrútala, dialoga con tu mente y siente todo el proceso. Solo así podrás comer intuitivamente...


Cuéntanos... ¿Qué haces cuando son los momentos que te dan los atracones de comida?


Bere






GUÍA GRATIS
COMIENZA TU NEGOCIO DE BIENESTAR

Únete a los miles de suscriptores del blog y recibe herramientas, tips y recursos exclusivos de Bere y Flori

Al suscribirte recibirás nuestro newsletter

y una copy GRATIS de 

Inspiración para una vida más livianita