7 consejos para estar en presupuesto comprando alimentos saludables



Muchas personas piensan que comer saludable cuesta mucho dinero. La realidad es que es todo lo contrario cuando lo haces de la forma correcta. Cuando te educas y aprendes a dominar el arte de ir de compras y mantener un presupuesto te darás cuenta de los beneficios añadidos, como tener un cuerpo más saludable, reducción en los gastos médicos, menos estrés, entre otras cosas.


Lo primero que tienes que hacer es tomar control de tu salud y establecer prioridades. A qué me refiero con esto? Saca tiempo para establecer un presupuesto e identifica cuánto dinero tienes disponible para irte de compras. Todavía no tienes idea de, ¿cuánto dinero puedes gastar en tu compra de alimentos? Si la respuesta es no, te invito a que tomes nuestro curso completamente Gratis: Vive livianito, viaja más


Te preguntarás: ¿Y qué rayos tiene que ver viajes con sacar un presupuesto de comida? Te explico...


Esto es un curso de 6 emails que recibes en tu bandeja de correo electrónico donde te enseñamos a cómo sacar hasta $500 mensuales sin la necesidad de un segundo trabajo para que puedas planificar tus viajes. Pero el mismo lo puedes usar para poder presupuestar tus compras de comida. Lo usas para lo que desees.


Por eso te invitamos a que pases por el proceso y te inscribas en Vive livianito, viaja más.


Ahora... volvamos al tema de comer en presupuesto.


Una vez tengas identificado esta cantidad, es necesario que sigas estos consejos para comprar alimentos saludables y poder mantenerte en tu presupuesto. Al comienzo, te vas a sentir como si tuvieras una camisa de fuerza, pero al pasar los meses te vas a sentir mejor y podrás hacer ajustes para comprar más cosas con el dinero que estás ahorrando en las cosas básicas. ¡Comencemos!



1. Repite el mantra "Como lo más cercano a la naturaleza"


Cuando estés seleccionando tus alimentos, pregúntate ¿este alimento es altamente procesado? Para saber si es procesado o no, piensa en nuestros abuelos, ellos preparaban sus alimentos directamente de su granja o iban al mercado a comprar cosas "frescas".


Cuando estaba pequeña recuerdo a mi abuelita decirle a mi mamá: "Hoy voy a preparar un sancocho de gallina." Pocos minutos después, veía a mi abuelita salir al patio y tomar una de las gallinas y torcerle el pescuezo. Luego, se dirigía al otro lado del patio y tomaba del huerto casero las hortalizas que necesita para preparar la sopa. Todo era fresco, las hortalizas, las hiervas para condimentar y el pollo. No es casualidad que mi abuelita vivió muchos años y nunca recuerdo verla enferma. Si nuestros viejos morían solían no sufrir tanto como vemos ahora, donde hay hasta niños con diabetes. Por lo tanto, considera comer alimentos enteros, frescos, naturales y sin procesar tanto como sea posible.



2. No compres con hambre


Asegúrate de comer una merienda o comida balanceada antes de salir al supermercado. Esto es de vital importancia si te detienes para comprar después del trabajo. Si decides comprar con tus hijos, recuerda tener una merienda saludable para ellos. Si no lo haces vas a caer en la tentación de comprar cosas que no necesitas o que no son saludables con tal de mantenerlos entretenidos.


Empaca refrigerios adicionales, llévalos al trabajo y cómelos de camino a la tienda. Si te encuentras en el supermercado y te ataca el hambre pero no preparaste un refrigerio, ve al área de las verduras o frutas pre-cortadas y toma algo saludable. Por favor, ¡Aléjate del área de las galletas o dulces altamente procesados!


También, puedes comprar rebanadas de pavo cuando estés en la área de los cortes fríos o queso bajo en grasa. Esto te llenará por el momento mientras terminas de hacer tu compra de alimentos saludables.




3. Crea un plan antes de ir al supermercado


Antes de ir al supermercado, tómate el tiempo para navegar por Internet, leer libros de recetas o revisar tu propio archivo de recetas para planificar tus comidas. Hoy en día Internet y las redes sociales te proporcionan muchas opciones saludables y en presupuesto


De esta manera, sabrás los ingredientes que necesitarás antes de salir a la tienda. En lugar de comprar sin pensar y terminar con artículos que no te sirven bien, estarás atento y consciente de lo que estás comprando. Los supermercados y los fabricantes saben cómo comercializar sus productos para los consumidores, especialmente los hambrientos que compran sin un plan definido.



4. Prepara una lista de los alimentos que necesitas


Una ves tengas el plan preparado, crea una lista de todos los alimentos que necesitas. De esta manera, serás menos vulnerable a ceder a la tentación a medida que avanzas por los pasillos. Es clave, que te comprometas a mantenerte en tu lista. Cuando escuches a una vocecita diciéndote compra esto, piensa en tu presupuesto y aférrate a el.


Cuando estés preparando la lista de compras, recuerda incluir los refrigerios. Así evitarás los ataques te hambre en medio de tus comidas principales y las tentaciones en el trabajo o en tu casa.


Como health coach he encontrado que es mejor esparcir los alimentos durante el día. Es mejor preparar 3 comidas y meriendas durante el día que comer 2 comidas grandes durante el día. Muchas personas creen que al comer solamente 2 veces al día van a ahorrar más dinero y comer más saludable. Hasta que te viene el hambre del tamaño de King Kong en la noche. ¡Este es un mito y debes desterrarlo de tu vida!



5. Separa tiempo para ir de compras


Yo me asombro de ver cómo las personas sacan tiempo para ver la TV, hablar con amistades, salir de compras, pasar horas en las redes sociales, pero no tienen tiempo para ir al supermercado y comprar sin prisa. Si las personas supieran el daño que le hacen a su salud física y financiera, al no separar tiempo para educarse y convertirse en unos consumidores inteligentes.


Los fabricantes y los dueños de supermercados lo saben y sacan provecho de los consumidores. Ellos pagan millones de dólares en comerciales y promociones para lavarte el cerebro y hacerte creer que sus productos son los mejores. Está de ti, demostrarte a ellos que tu tienes el control y estás preparado para comprar alimentos saludables y mantenerte en tu presupuesto.


Yo te recomiendo que separes por lo menos de 30 minutos a una hora para ir de compras. Esto va a depender de la frecuencia con vayas al supermercado y la cantidad de alimentos que vas a comprar. Estable un horario y lo vas ajustando de acuerdo a tus necesidades.



6. Compra en los perímetros


Compra primero en los perímetros de la tienda. Aquí es donde normalmente encontrarás las frutas y verduras, así como los departamentos de lácteos, carne, pollo y pescado. Dentro de los pasillos interiores de la tienda, encontrarás principalmente alimentos envasados y procesados. Que tu carrito de compra sólo tenga un 20% de lo que se vende en los pasillos del centro.


Piensa en comprar alimentos de un solo ingrediente. Por ejemplo, espinaca y bananas son alimentos de un solo ingrediente. La regla que yo siempre repito en todos mis libros y charlas es: si no puedes pronunciarlo, no lo comas.



7. Sustituye las bebidas procesadas


¡No pongas bebidas azucaradas en tu carrito! Dile adiós a los refrescos, bebidas deportivas o energéticas y jugos de frutas. Estos son carbohidratos líquidos compuestos de calorías vacías. Causan que tu azúcar en la sangre aumente significativamente. Compra agua con gas y corta limones y limas en su lugar. Otra alternativa que te recomiendo es comprar una jarra de agua y le agregas frutas o vegetales, como bayas, sandía, naranja, menta o incluso pepino, entre otras combinaciones para dar sabor al agua de forma natural. También, puedes agregarle unas gotitas de aceites esenciales. Ten cuidado que sean aceites que se puedan consumir.


Compra tés de hierbas y haz jarras de té helado. A mi me encanta tomar el té de la marca Celestial Seasonings Sangría. y lo endulzo con un poco de Stevia. Este té tiene una mezcla de antioxidantes como las bayas y naranja para fortalecer tu sistema inmunológico. ¡Estas son alternativas que saben buenas en vez de tomar las bebidas endulzadas! Y lo más que me gusta es que vivo cerca de la fábrica aquí en Colorado.


Nosotras nos gozamos la ida al supermercado. Ese es el momento de jugar con Flori a cómo identificar alimentos saludables, cómo hacer combinaciones que nos permiten ahorrar dinero y mantenernos en nuestro presupuesto. Si quieres leer más de los mitos de comer saludable es caro, lee el artículo ¿Quieres comer saludable con tu presupuesto limitado?


Además, es tiempo de calidad, de educarnos, de aprender nuevas recetas, de mantener un estado de consciencia de los alimentos que llevamos a nuestra boca. Básicamente, es tiempo de amarnos y de cuidar esta preciosa maquinaria que tenemos llamado cuerpo y que nos va a proteger en todo momento.


¡Recuerda, tu salud no es negociable! No sacrifiques calidad por cantidad a la hora de comprar. Quizás en el momento no te darás cuenta pero después el cuerpo te pasará la factura después.


Déjame saber que pasos estás implementando actualmente cuando vas al supermercado y cuál de todos ha sido el de mayor reto.


Bere



GUÍA GRATIS
COMIENZA TU NEGOCIO DE BIENESTAR

Únete a los miles de suscriptores del blog y recibe herramientas, tips y recursos exclusivos de Bere y Flori

Al suscribirte recibirás nuestro newsletter

y una copy GRATIS de 

Inspiración para una vida más livianita